martes, 18 de septiembre de 2007

Vieja serenata



¿Se llenará la noche de rumores?
Una asonancia, un eco, alguna queja,
algo que logre ayudarla a olvidarlo.
Esa noche
toda esencia está mustia y el olvido
llama con las uñas a su puerta.
Triste devenir la noche y ella solas
con los dedos de la angustia agarrotada.
Pero de pronto avisa la guitarra
De pronto es un rasguido y otro
De pronto es la canción que suma sus señales
En murmullo comienza
La voz
El ruego
“Yo te quiero y no me voy,
no más olvido.
La canción te pide que perdones.”
Desde el instinto original
regresa el rito
y otra vez
la vieja serenata vencerá a la noche.


Gracias por recordarme las viejas serenatas.

3 comentarios:

Patricia dijo...

No me dejan de sorprender las personas que caen en mi calle y se paran no sólo a leer, sino que también dejan una huella en él. Estaré pendiente de tu sentido blog.

Gracias por tu huella

LEDAMA dijo...

Gracias, Patricia!
Son los mismos senderos que se bifurcan.

lanobil, dijo...

Seguro que no te irás de su lado, alguien que puede provocar en ti tanta ternura debe ser muy especial. Un saludo y espero que puedas visitarme.