domingo, 5 de octubre de 2008

La palabra


Lenta
Indefinida
Con devenir de ausente
Ya sin miedo
En soledad y cierto cielo
desnudando de a una las prendas de su amor en lo que resta
con pechos vacíos
y muslos abiertos
por fin descubrió lo que quedaba:

la palabra

3 comentarios:

Anónimo dijo...

definitivamente... la palabra..
gracias, leda, por escribir sobre mi palabra
nos leemos...
susis

Mónica Edith Quiñónez dijo...

Hola Ledaa: ya pasate por mi blog, paso ahora por el tuyo.
Buenísimo lo que escribís.
¡Éxitos y adelante!
Saludos
Mónica

Anónimo dijo...

Estimada Leda: impresionado por tu poema me atrevo a escribir y sobre todo a enviarte esto que se me ocurrió inmediatamente después de leerlo. Espero que te agrade y que no lo consideres una falta de respeto. Creo que solo se trata de poesía...

Tu palabra

está dispuesta

se entrega

quiere ser amada

mis ojos la sostienen en un vértigo infinito

mis caricias se extienden

como alas de cóndor

sobre el cielo de su piel

mis manos se inundan de tibieza

el encuentro creo

es perfecto

pierdo el aliento

balbuceo...

pero sé que al final

pronunciaré tu nombre:

Leda.

Gracias por tanta poesía. Daniel