martes, 2 de enero de 2007

La lectura



es como si invitaras a una fiesta
con guirnaldas y bombillas

y noche perfumada
con vino generoso y risas y laureles
aquí no habrá remedio ni dar vuelta de hoja
la fiesta es un principio
y nosotros el comienzo

es como si la fiesta estuviera en su apogeo
con héroes, mascaritas y algo de desconcierto
la música que bailo, la música que escucho
aquello que me gusta aunque no quiera saberlo

es como si la fiesta estuviera ya avanzada
y ecos de alegrías, y duendes y sonrisas
todo es tan divertido cuando uno se divierte
que si la fiesta es mala
ya ves, igual se pasa

es como si la fiesta estuviera terminando
las luces que se apagan
nosotros achispados
no todo es tan genuino como cuando empezamos
habrá algunos fantasmas, disfraces y señales
quizás un desconsuelo se cruce en el camino
y quede algo de vino para lo que siempre viene

no sé qué festejamos pero igual me invito
es como si la fiesta ya fuera un buen recuerdo
y llegáramos a casa más sabios y más buenos
humanos, ciertos, vivos
¡qué cosa!
y sólo leí un libro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y la lectura es un fiesta!!!
muy bueno el blog!

Carina Acosta dijo...

Me gusta esta fiesta a la que muchos 'jóvenes' se sentirán atraídos con tu poesía.
La enviaré a mis sobrinos, me dio un 'algo' con qué motivarlos a que lean más.
GRACIAS!